viernes, 17 de marzo de 2017

San Patricio






SAN PATRICIO
Patrón de Irlanda
17 de marzo


"Yo era como una piedra en una profunda mina; y aquel que es poderoso vino, y en su misericordia, me levantó y me puso sobre una pared." -San Patricio

Nacido en Gran Bretaña (Bennhaven Taberniae (pueblecito de Escocia que hoy no se encuentra en los mapas) hacia el 385, muy joven fue llevado cautivo a Irlanda, y obligado a guardar ovejas. Recobrada la libertad, abrazó el estado clerical y fue consagrado obispo Irlanda, desplegando extraordinarias dotes de evangelizador, y convirtiendo a la fe a numerosas gentes, entre las que organizó la Iglesia. Murió el año 461, en Down, llamado en su honor Downpatrik (Irlanda).

Utilizaba un lenguaje sencillo al evangelizar. Por ejemplo, para explicarles acerca de la Santísima Trinidad, les presentaba la hoja del trébol, diciéndoles que así como esas tres hojitas forman una sola verdadera hoja, así las tres personas divinas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, forman un solo Dios verdadero. Todos lo escuchaban con gusto, porque el pueblo lo que deseaba era entender.



La obra de evangelización pudo progresar rápidamente gracias también a que San Patricio atrajo muchos discípulos fieles, como Benigno quién estaba destinado a sucederle. Siempre fue muy fiel a la Iglesia y, a pesar de la distancia, el santo se mantenía en contacto con Roma. En el año 444 se fundó la iglesia catedral de Armagh (hoy Armoc), la sede principal de Irlanda, dato que está asentado en los "Anales de Ulster". Es probable que no haya pasado mucho tiempo antes que Armagh se convirtiera en un gran centro de educación y administración.

La obra del incansable misionero dio muchos frutos con el tiempo: Lo vemos en el maravilloso florecimiento de santos irlandeses. Logró reformar las leyes civiles de Irlanda, consiguió que la legislación fuera hecha de acuerdo con los principios católicos, lo cual ha contribuido a que esa nación se haya conservado firme en la fe por mas de 15 siglos, a pesar de todas las persecuciones. 

EL TRÉBOL DE SAN PATRICIO





Además de haber sido el instrumento de San Patricio para explicar que como las 3 hojas pueden proceder de un mismo tallo, así ocurre con las tres personas de un mismo Dios (Santísima Trinidad), el trébol, tradicionalmente, ha sido una planta que cumple dos propósitos principales: por un lado confiere buena suerte y por otro priva a los espíritus malévolos y a las brujas de su voluntad evitando que actúen a su antojo.



Una de las celebraciones donde se utiliza el trébol es el ritual popular de "ahogar el trébol" que consiste en dar las gracias con líquido al trébol por haberlos protegido durante el último año. Sin embargo esta práctica ancestral de "mojar el trébol" goza de impopularidad entre los puritanos quienes aseguran que es sólo una excusa para visitar un gran número de tabernas y hacer excesos con el alcohol. La planta está tan arraigada en Irlanda que incluso durante el siglo XVIII llegaron a designar a la isla como el "Condado del Trébol". Los emigrantes irlandeses que han tenido que salir de su país se la han llevado consigo como un objeto que los va a proteger en cualquier lugar del mundo.


SAN PATRICIO Y LOS DUENDES





Los duendes y en especial los Leprechaun son parte de la simbología popular de esta festividad de San Patricio. Los antiguos relatos que de boca en boca han llegado a nuestros días, hablan que los duendes te visitarán por las noches, pellizcándote las piernas, si no luces algo de color verde el día de San Patricio. El leprechaun, es el duende característico de Irlanda; su nombre que deriva de la palabra irlandesa luchorpan que significa “el cuerpo pequeño.” Un leprechaun es un hada que toma la apariencia de una miniatura de hombre viejo. Leprechauns son criaturas solitarias y se pasan su tiempo fabricando zapatos. Si caminas por los bosques de Irlanda, el Día de San Patricio y tienes la oportunidad de escuchar el sonido de un martillo, es por que hay un leprechaun trabajando. Si logras capturarlo, tendrá la obligación de llevarte al escondite de las monedas de oro, mas, cuidado, por que son muy hábiles y si lo perdés de vista desaparecerá al instante. 





Otra leyenda cuenta que San Patricio, tras haber fundado su primera iglesia, invitó a los paganos celtas a convertirse al cristianismo. Tras llevar a cabo varios milagros, la fe cristiana comenzó a ganar adeptos en Irlanda. Los druidas, siendo sacerdotes de los dioses paganos, vieron ésto con alarma. Se cuenta que invocaron una tropa de duendes y la enviaron a la iglesia con tal de hacer la vida imposible a San Patricio y a los desertores, ahora cristianos. Los feligreses comenzaron a quejarse que los duendes no los dejaban rezar y hacían un sin fin de desmanes en el templo, por lo que San Patricio decidió hacerles frente, sabiendo que era obra de los druidas. Una vez dentro del templo, les enfrentó con las siguientes palabras: "En nombre de Dios Todopoderoso yo los expulso, espíritus impuros", y fue así como San Patricio desterró a los duendes de la iglesia. Es por eso que en Irlanda la imagen de San Patricio es muy utilizada para exorcismos de duendes y protección contra éstos, ya que los duendes no soportan la imagen del hombre que les desterró de la casa de Dios.


                               


La festividad del Día de San Patricio nos presenta la oportunidad de divertirnos con los colores del arco iris. La leyenda Irlandesa asociada a estas festividades es que esos duendecitos precoces esconden el caldero de oro al final de un arco iris.


LA PIEDRA BLARNEY

La Piedra de Blarney es la piedra de la pared de la torre del Castillo de Blarney en el pueblo irlandés del mismo nombre. Se supone que besando la piedra trae el regalo de elocuencia persuasiva al besador. Los orígenes de las propiedades mágicas de la Piedra de Blarney no están claros, pero una leyenda dice que una mujer vieja lanzó un hechizo en la piedra para premiar a un rey que la había salvado de ahogarse. Besando la piedra bajo el hechizo el rey consiguió la habilidad de hablar dulcemente y convincentemente.

EL COLOR VERDE 



El verde se ha convertido en el color de San Patricio gracias a la balada irlandesa "The Wearing of the Green", que hacía referencia a la necesidad de colocarse en la ropa un Shamrock o trébol de 3 hojas, también en alusión a la labor predicadora del santo y su modo de explicar la Santísima Trinidad. Hoy el verde inunda ropajes, restaurantes, pubs, gorros y cualquier otro elemento que celebre el Día de San Patricio.





La puerta de Alcalá (Madrid)  pintada de verde en honor a San Patricio


La Cibeles (Madrid) pintada de verde en honor a San Patricio




El Cajón Sagrado

Montaje creado Bloggif